TRADUCIR EL BLOG. (TRANSLATE)

jueves, 31 de enero de 2008

Informe Semanal

Hacemos un paréntesis en la explicación cronológica por una cuestión de rabiosa (en todos los sentidos) actualidad.

Informe Semanal, programa de TVE-1, pretendía emitir un reportaje sobre los bienes que reclama el Obispado de Barbastro-Monzón al Obispado de Lleida.
En cuanto tuvimos conocimiento de ello, a través del diario del Alto Aragón del 12/01/2008, nos pusimos en contacto con la dirección del programa para ofrecerles nuestra colaboración (correo-e_12-01-08).

Telefónicamente contactó conmigo el señor Manuel Artero, autor del reportaje, al cual comuniqué las informaciones que poseemos respecto al tratamiento del Patrimonio en Aragón. Me pareció que no quedó muy contento con la conversación, ya que no seguía la línea de su trabajo.

La emisión del programa, se ha pospuesto por tercera semana consecutiva, según el PP de Aragón, no se emitirá hasta pasadas las elecciones.

Si no modifican el contenido actual de dicho reportaje, dudo que llegue a emitirse nunca.

A continuación los correos que he enviado, al margen de los que otros ciudadanos tambien han enviado en el mismo sentido crítico que yo.

Reportaje sobre el Litigio de los "Bienes" entre Aragón y Catalunya

Señores:
Me he enterado por la edición de hoy sábado de El Diario del Alto Aragón, que se está preparando un reportaje sobre este tema para emitirlo en su programa Informe Semanal. Si ustedes quieren saber más sobre la parte oculta del tratamiento del Patrimonio Histórico Artístico en Aragón, consulten el blog:

http://belverdeloshorrores.blogspot.com

allí podrán encontrar información avalada por documentos oficiales sobre como se defiende sólo lo que interesa políticamente a una de las partes. Es sólo la punta del iceberg de muchos otros casos similares ocurridos en Aragón.

Quedo a su disposición para cualquier consulta sobre el tema.
Atentamente,
Miquel Fox Sans


A la atención de la Dirección del programa y del señor Manuel Artero: Reportaje sobre Patrimonio en litigio Aragón_Catalunya

Señora Directora:

Leo hoy en el Diario del Alto Aragón que por tercer sábado consecutivo no se emitirá el reportaje sobre los bienes que el obispado de Barbastro-Monzón reclama al obispado de Lleida.
Mi sorpresa ha sido leer que la duración del mismo es de 11 minutos, ya que tenía entendido que se trataba de un monográfico de una hora de duración ya que "se trataba de un gran tema".

No puedo más que alegrarme de la decisión de no emitir el reportaje tal como estaba, ya que tras la conversación telefónica con su autor, señor Manuel Artero, mantenida el día 23 de enero tuve la certeza que no se buscaba la verdad, sino poner a la opinión pública al lado de quien no tiene la razón.

Sin embargo, abrigo el temor que hayan ustedes optado por la solución más fácil: alegar problemas técnicos o alguna escusa similar y dar carpetazo al asunto sin emitir el reportaje nunca más. Evidentemente ésta no es la solución, ya que ustedes conocen el blog
http://belverdeloshorrores.blogspot.com y por tanto , por lo menos el señor Artero, saben por qué "estoy exiliado en tierra enemiga" (en palabras del propio sr. Artero).

Lo lógico, lo decente, lo valiente, lo profesional, lo imparcial y lo justo es que se rehaga dicho trabajo con las pruebas de los delitos contra el Patrimonio cometidos en Aragón, y la persecución a que se somete a quienes lo denunciamos (incluidas las cartas del obispado de Barbastro-Monzón) que ustedes saben que puedo proporcionarles.

Espero la próxima visita del señor Artero ya que ocultar la verdad, cuando se conoce que existe, es mentir y convertirse en cómplice de los delitos ocultados.

Atentamente

Miquel Fox Sans

martes, 22 de enero de 2008

Profanacion y robo de nuestros nichos (1)

En compensación a mis denuncias reiteradas del expolio y destrucción de Patrimonio en la Iglesia, no se les ocurre nada mejor, a la Audiencia de Huesca y a sus monaguillos del Juzgado de Obstrucción de Fraga, que el llevar a cabo la profanación y robo de nuestros nichos en el cementerio de Belver, por medio de su Sacristán, el juez de Paz, el cual ya está implicado en todos los delitos que se cometen contra nosotros.

Mi madre es la propietaria de la sepultura número 7 de la parte antigua del cementerio parroquial de Belver en la cual hay cuatro nichos, uno sobre el otro, ya que antiguamente se compraba la parcela y se edificaban los nichos sobre ella.

El día 24 de noviembre de 1997, llevé a mi hermano, que está delicado de salud, al médico en Cambrils (provincia de Tarragona, Cataluña).

Al regresar, sobre las cinco de la tarde, estando ya oscureciendo, vino a mi casa Antonio Carrasquer Paniello a pedirme permiso para enterrar en uno de nuestros nichos, que ya había sido abierto y preparado, a un familiar suyo, muerto en la ciudad de Fraga, y que se encontraba en la Iglesia de Belver donde se celebraban sus exequias.

Ante mi sorpresa, y al pedirle explicaciones, me manifiesta que por la mañana habían trasladado a nuestro nicho los restos de los padres del finado, que se encontraban en un nicho propiedad de José Carrasquer Pisa, juez de Paz de Belver.

Posteriormente soy informado que el juez de Paz descuartizó dichos cadáveres, los introdujo en nuestro nicho cubiertos por una sábana blanca. Los ataúdes descartados, fueron quemados por este mismo individuo.

Me desplacé al Cementerio y pude comprobar que, efectivamente, esta profanación y robo de nuestra propiedad se había llevado a efecto aprovechando nuestra ausencia. A día de hoy siguen robados estos nichos por la Audiencia Provincial de Huesca, no conociendo yo el paradero de los restos de mi abuela y mi hermano gemelo.

La familia del difunto, al terminar la ceremonia fúnebre, me pidió permiso para enterrar al finado, siendo noche cerrada. Dado que las autoridades se escaparon para evitar el problema, que la familia no tenia ningún otro lugar para enterrar al muerto y ser ya de noche, autoricé a que se llevara a cabo el entierro, avisando, no obstante, que lo pondría en conocimiento de la autoridad correspondiente.

Casualmente, hoy publica el “Diario del Alto Aragón”, como otras veces también ha hecho, que una actuación macabra ocurrida recientemente en el cementerio de la Ciudad de Huesca ha obtenido la colaboración policial y judicial.

Por nuestra parte, como analizaremos en el próximo artículo, sólo hemos obtenido el silencio y el desprecio.

viernes, 11 de enero de 2008

Siguen siguiendo... ¡los jueces!

Clic en la imagen para ver los documentos

El día 23 de julio de 1977 presento denuncia ante la Guardia Civil de Belver ante un nuevo atentado en nuestra finca, esta vez por la parte Este de la misma (Ver mapa, finca nº8), perpetrado por José Antonio Lozano Mestre, hijo del propietario de la finca nº 6, colindante con la nuestra.

Por medio de esta acción, pretende apropiarse de parte de nuestra finca, colocando chatarras de un coche y de una empacadora.

La Guardia Civil, cumpliendo su función, inicia los trámites legales pertinentes, que el Juzgado de Instrucción de Fraga diligencía con penosa lentitud hasta que el día veintidós de mayo de 1998 dicta sentencia absolutoria a favor de los denunciados por falta de pruebas en las amenazas (palabra contra palabra), por supuesta indefinición de las lindes de las fincas (que están constituidas de tiempo inmemorial) en el caso del surco e ignorando y desentendiéndose tanto de la destrucción de los girasoles como de la colocación de las chatarras.

Esta actitud judicial de absolver o dejar prescribir los delitos contra nosotros cometidos y apoyar cualquier actuación en contra nuestra por parte de los implicados en el expolio y destrucción patrimonial de la Iglesia, será una constante a lo largo de los años. La única explicación que yo encuentro es mi negativa a participar en esos actos vandálicos y, por el contrario, denunciarlos constantemente.

jueves, 3 de enero de 2008

El Justicia y la Justicia

Clic en la imagen para ver la documentación

El 20 de marzo de 1997, la juez de Instrucción de Fraga, Gema Calahorra Brumos, archiva la denuncia presentada por mi a la Guardia Civil, por la exhumación de restos humanos y patrimoniales (aunque ella omita esto último) en la Iglesia de Belver, ya que no lo considera constitutivo de infracción penal. Según se deduce del resultado, el Fiscal estuvo de acuerdo en esta consideración y las diligencias procesales terminaron, de momento, ahí.

Si no fuera tan tremebundo, invitaría a todos los lectores a que cualquier día de éstos, se pasen por el cementerio de su localidad, exhumen la tumba que les apetezca y tiren los restos que encuentren a la basura. Si están en España, no les pasará nada, ¿o sí?

Ante semejante indefensión, me desplazo nuevamente a Zaragoza. El 29 de abril de 1997 me entrevisto con el Justicia de Aragón (el equivalente al Defensor del Pueblo) y por indicación suya, allí mismo redacto denuncia que es aceptada y registrada el mismo día.

Al ser los responsables de las irregularidades cargos institucionales, el Justicia acepta emprender diligencias y pide aclaración de los hechos al cura, Isidro Berenguer, y al alcalde y Diputado Provincial por Huesca, Jesús Alegre. En sendas declaraciones, contradicen flagrantemente las que previamente había hecho ante la Guardia Civil el cura (ver http://2.bp.blogspot.com/_ntaZDVV-gCk/R2Fq_K-6DhI/AAAAAAAAANQ/wudlXDnOmSs/s1600-h/1a_denuncia_6.gif) y el proyecto de obras que había presentado el cura a sus feligreses (ver http://4.bp.blogspot.com/_ntaZDVV-gCk/R1gpc6-6C-I/AAAAAAAAAIg/hb0ftYE-org/s1600-h/Hoja_informativa_obras.gif).

Sorprendentemente, para mí, el Justicia da más credibilidad a estas dos cartas, declaraciones de dos particulares, pertenecientes a Instituciones Públicas, implicados en las “gravísimas irregularidades”, que a los atestados y los informes fotográficos de la Policía Judicial de Fraga y la Guardia Civil de Belver (ver http://picasaweb.google.com/fox.robrenyo2/InformeFotogrFicoDeLaPolicAJudicialDeFraga). ¿Qué peso específico tienen en las investigaciones los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado? En nuestro país parece que ninguno ya que el mismo Justicia evita contrastar las informaciones y rechaza la queja por “no encontrar irregularidades”.